Consejos

Consejos para las mujeres que buscan el éxito en la tecnología

Emma McGowan 9 mar 2022

¿Qué pueden hacer las mujeres que quieren ingresar a la tecnología? Aquí hay siete consejos de dos mujeres que han estado allí.

Comencemos este artículo con un pequeño experimento. Cuando leas las siguientes palabras, presta atención a la primera imagen que te venga a la cabeza: profesional tecnológico. Lo más probable es que tu cerebro emerja como una imagen bastante estereotipada, tipo Mark Zuckerberg, ¿verdad? Un hombre joven, probablemente blanco, ¿quizás lleva una sudadera con capucha y tenis? 

Esa es la imagen que los medios le han asignado al profesional tecnológico. Y, desafortunadamente, no están muy lejos: según una investigación realizada por Deloitte, la industria de la tecnología está compuesta por un 33 % de mujeres (sitio en inglés), un número que se reduce al 24 % cuando solo se analizan los puestos técnicos. Y según la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de EE. UU., solo el 20 % de los ejecutivos en “alta tecnología” son mujeres”. 

Si bien los investigadores de Deloitte notan un aumento anual pequeño pero significativo en el porcentaje de mujeres en tecnología, con una predicción del 34 % para 2022, ese 24% en roles técnicos se ha mantenido bastante estable durante los últimos 10 años, sin superar el 25% (sitio en inglés). 

Eso es importante por tres razones. Primero, la tecnología es una de las industrias mejor pagadas del mundo, y los puestos técnicos tienden a aprovechar al máximo cualquiera en el campo. Dos, la tecnología es cada vez más una parte de nuestra vida cotidiana y un déficit de mujeres que crean los productos que todos usamos significa que es menos probable que se consideren las necesidades de las mujeres. Y, tres, la industria misma sufre cuando solo escucha una gama limitada de perspectivas.

Entonces, ¿qué pueden hacer las mujeres que quieren ingresar a la tecnología para entrar al campo? Aquí hay siete consejos de dos mujeres que han estado allí.

1. Si te gusta CTIM, ¡estudia CTIM!

Uno de los grandes impedimentos para tener más mujeres en la tecnología es lo que comúnmente se conoce como un "problema de tubería". Algunas investigaciones sugieren que solo alrededor del 20% de los estudiantes de ingeniería e informática son mujeres (sitio en inglés). En otras palabras: las niñas abandonan los estudios antes incluso de llegar al mercado laboral. 

Pero no Lada Hospodkova, investigadora de aprendizaje automático de Avast, creció en la República Checa y se interesó por las matemáticas y la física desde muy joven. Eligió ir a una escuela secundaria técnica y especializarse en matemáticas, física e informática, y esa fue la primera vez que recibió un rechazo por su interés en la tecnología.

“Ya en esta etapa temprana de mi carrera profesional, la gente no entendía por qué fui a la escuela secundaria técnica y algunos me encontraban raro por disfrutar estudiando Matemáticas y Física”, dice Lada. “Afortunadamente tengo padres que me apoyaron en mi decisión y pude seguir estudiando informática en la universidad”.

Incluso en la escuela técnica, donde era una de las pocas niñas, una de sus maestras comentó que las niñas no deberían estudiar matemáticas y ciencias, sino aprender a cocinar. Sin embargo, en lugar de dejar que esos comentarios la afectaran, Lada decidió ignorar a la maestra y seguir dando lo mejor de sí en la escuela. Terminó ganando múltiples concursos y continuó estudiando CTIM en la universidad.

2. Nunca es demasiado tarde para cambiar de carrera.

Si bien estudiar CTIM es una excelente manera de ingresar a la tecnología, definitivamente no es la única manera. Fiona Cliffe, directora de gestión de productos de Avast, dice que en realidad "cayó en la tecnología".

"Estar en tecnología nunca pasó por mi mente", dice Fiona. “Todos en la universidad que hacían una carrera en ciencias de la computación eran hombres”. 

Debido a que su camino hacia una carrera en tecnología no fue tan directo como, por ejemplo, el de Lada, Fiona sabe que es absolutamente posible cambiar su carrera, sin importar en qué parte del proceso se encuentre. 

“La gente olvida que puedes cambiar tu carrera”, dice Fiona. “Puedes decidir lo que quieres hacer más tarde. No es el principio y fin si terminas la universidad y no caes en esta increíble carrera. Hay diferentes formas de ingresar a la tecnología, en lugar de solo la ruta 'normal'".

No es el principio y fin de todo si no obtiene el trabajo de inmediato.

3. Los mentores son esenciales.

Los mentores son extremadamente útiles para cualquier persona que busque avanzar en su carrera, pero son especialmente útiles para las mujeres en tecnología. Fiona dice que otras mujeres en tecnología no solo han sido esenciales en su propio avance profesional, sino que también es mentora de otras mujeres que están surgiendo en sus propias carreras. 

“Soy una gran defensora de tener más de un mentor porque todos son diferentes”, dice Fiona. “Todos abordan las cosas de diferentes maneras. Es muy importante tener una sección transversal de consejos”.

4. Sal de tu zona de confort.

El crecimiento nunca es cómodo, y eso es válido para todo, desde los dolores de crecimiento de un niño hasta el avance en su carrera. Para Lada, un elemento importante del avance de su carrera implicó salir de su zona de confort. En este caso, literalmente, cuando estudió en el extranjero en Noruega y los Países Bajos.

“Tenía a mi novio en la República Checa y tuve que aprender a depender solo de mí misma”, dice Lada. “Conocí a muchas personas diferentes de todo el mundo que me ayudaron a aprender sobre diferentes culturas. Descubro que tengo un conocimiento comparable con un estudiante de diferentes países. Podía ver chicas rubias reparando el pavimento y hombres que se preocupaban por los niños. Es una vista bastante inusual en la República Checa, pero bastante común en Noruega”.

Esas experiencias ayudaron a Lada no solo a ver que diferentes estilos de vida eran posibles, sino que también la expusieron a las prácticas e ideas de diferentes culturas. 

“Podemos aprender de diferentes personas que tienen diferentes experiencias y diferentes formas de pensar”, dice Lada. "Podemos tomar lo que queramos y tal vez podamos encontrar algo nuevo y positivo a lo que no estamos acostumbrados en nuestra cultura".

5. Ten confianza.

Las mujeres somos socializadas para hacernos más pequeñas; disculparse por cosas que no necesitan disculpa. Y aunque no es culpa nuestra que nos enseñen a comportarnos de esta manera, podemos tomar conciencia de ello y hacer cambios.

Para Fiona, expresar esa confianza en el lugar de trabajo tiene mucho que ver con las pequeñas cosas. Ella alienta a otras mujeres, y a ella misma, a tomar conciencia de todas las formas en que estamos comunicando la falta de confianza. Por ejemplo, frases como "Espero que esto tenga sentido" y "Esta podría ser una pregunta estúpida" ponen a prueba tu conocimiento incluso antes de comenzar. 

Fiona ve esta falta de confianza incluso en sus propios aprendices.

“Una de las chicas a las que asesoro es brillante”, dice. “Creo que es muy buena en lo que hace. Pero tiene miedo de levantarse y hablar delante de todos. Ella realmente luchó con eso, así que lo practicamos y tratamos de averiguar qué es exactamente lo que la asusta”.

6. Házte escuchar, pero no pienses que tienes que gritar más fuerte.

La palabra "asertivo" a veces hace que Fiona se estremezca, pero solo porque se ha usado en su contra en el pasado. Le han dicho que es "demasiado asertiva", y por lo tanto grosera, en lugares de trabajo en el pasado. 

"Eso es una absoluta tontería", dice Fiona. “Ser asertivo, tener opiniones, es algo que los hombres han estado haciendo durante décadas y necesitamos que la gente se dé cuenta de que no es algo negativo”.

Su propio miedo a hablar ha llevado a Fiona a dejar las empresas pensando que "no era muy buena", cuando en realidad aún no había desarrollado la confianza para asegurarse de que la escucharan. Aunque, para ser justos, a veces estaba en entornos que no estaban interesados ​​en darle esa oportunidad.

“Ha habido muchas ocasiones en mi carrera en las que he estado en una sala de reuniones llena de hombres y siempre lo comparo con personas que se han tragado un manual de gestión y solo quieren parecer realmente inteligentes frente a otras personas”. Fiona dice. “Así que están soltando todas estas grandes palabras y todo este discurso comercial y me he recostado y me he dado cuenta de que estoy perdido. Se trata simplemente de que la gente grite más fuerte”.

¿La solución a ambos problemas? “Practica hablar alto. No por decir nada, sino para no tener miedo”, dice Fiona.

7. No te rindas.

Tanto la experiencia de Lada como la de Fiona subrayan el hecho de que el crecimiento no es fácil. Pero sabían que podían hacerlo, y que otros también pueden hacerlo.

“No siempre es fácil y creo que siempre hay que esperar tener algunas dificultades”, dice Lada. “Solo tienes que quedarte con las personas que te apoyan e ignorar a las que no”.

Y recuerda: el cambio sucede lentamente, pero no sucede mágicamente. Ocurre como resultado de la acción humana.

“El mundo que nos rodea es tan lento para cambiar; no va a cambiar tanto”, dice Fiona. “Tenemos que ser el cambio que queremos ver”.