Ayudar a los adultos mayores a mantenerse conectados y seguros

Leena Elias, 12 mayo 2020

¿Cómo pueden los adultos que trabajan ayudar a los seres queridos mayores a solucionar problemas de apoyo sin estar físicamente allí?

Muchos de nosotros estamos preocupados por nuestros mayores. Es increíblemente importante que los protejamos de los peligros del virus COVID-19 , pero a medida que las semanas se convierten en meses, también necesitamos mantener a raya la soledad y la depresión hasta que podamos estar con ellos. La tecnología puede proporcionar un recurso valioso para ayudar a nuestra población mayor durante este período de refugio en el hogar. Para muchos ancianos, sus computadoras y teléfonos son sus líneas de vida. Pero para otros que dependen en gran medida de parientes y amigos más jóvenes y más expertos en tecnología para ayudarlos a mantenerse conectados, la tecnología puede ser una fuente de frustración.

Con el distanciamiento social establecido, ¿cómo pueden los adultos que trabajan ayudar a los seres queridos mayores a solucionar problemas de apoyo sin estar físicamente allí? Y, con los delincuentes que venden estafas relacionadas con COVID-19 que se dirigen a los adultos mayores, ¿cómo podemos ayudarlos a mantenerse a salvo?

Estas son preguntas apremiantes para muchos de nosotros durante este momento difícil. Las soluciones variarán dependiendo de muchos factores, incluida la salud, la situación de vida y la comodidad de sus padres o amigos con la tecnología. Algunos consejos serán perfectos para un grupo, no tan apropiados para otros.

Teniendo en cuenta el alcance del ejercicio, aquí hay algunos consejos que pueden usar para ayudar a la demografía madura con problemas tecnológicos al navegar durante la pandemia.

Háganlo simple : este no es el momento para actualizaciones tecnológicas extensas o descargas complicadas. Si tu ser querido se siente más cómodo con el texto que con el correo electrónico, o viceversa, hagan la mayoría de sus comunicaciones escritas de esa manera. Si tienen una aplicación o un sitio web favorito, no se esfuercen por adoptar otras plataformas, sino más bien ayúdalos a navegar mejor por las soluciones que se ajusten a su nivel de comodidad.

Usen aplicaciones para conectarse: hay todo tipo de opciones en línea para hablar con familiares y amigos, y algunas son muy fáciles de usar (sitio en inglés). Zoom, por ejemplo, no requiere una descarga para participar en una videollamada. Los adultos mayores solo necesitan hacer clic en un enlace, y si el moderador establece la configuración de video y audio para cargarse automáticamente, todo aparecerá. FaceTime, Skype y WhatsApp también proporcionan formas fáciles de comunicarse con grupos y son tan fáciles de unirse como aceptar una llamada. Esta es una buena oportunidad para que parientes más jóvenes y expertos en tecnología ayuden a coordinar una serie de llamadas de Zoom con la red de amigos de sus abuelos. Como soporte adicional, ayuda a configurarlos con "Vista de galería" antes de la llamada para que puedan ver a todos y no tengan que resolverlo por sí mismos una vez que comience la llamada. 

Pasen un poco de tiempo extra- Si tus padres o amigos mayores tienen problemas con la computadora, probablemente también se sientan desanimados. Encuentra tiempo para escuchar estas preocupaciones y guiarles a través de una solución que se ajuste a sus necesidades. Dedica 5 minutos adicionales para ayudarlos a configurar una llamada de Zoom antes de que comience la llamada para que no se sientan apurados o desanimados cuando otros se unan. Asegurarse de tener en cuenta el tiempo extra que tomará para ayudarlos a configurarlos para que todo salga bien y no dejes a todos sintiéndose frustrados. Mejor aún, alienta a tus hijos (sus nietos) a llamarlos por separado y guiarlos a través de los procesos de configuración tecnológica, esto crea apoyo práctico y el beneficio adicional de pasar tiempo con la familia. Mi madre usa audífonos, entonces, guiarla a través de las diferentes funciones de la plataforma tecnológica para que sepa cuándo silenciar / desactivar y decir si alguien más está hablando para evitar interrupciones erróneas o vergüenza es importante. Si se necesitan cambios o actualizaciones en los dispositivos de hardware, tómate el tiempo para investigar estos pasos y compartir imágenes si es posible (envía imágenes de las instrucciones, preferiblemente con un diagrama que apunte al icono en la pantalla), llama y guíalos por el proceso directamente, practicando la paciencia mientras buscan navegar los matices de esta nueva normalidad.

Enséñales a vigilar las estafas en línea: si bien los mayores han sido durante mucho tiempo objeto de estafas en línea, la frecuencia ha aumentado en los últimos meses (sitio en inglés), durante el susto del COVID-19. Algunos de los esfuerzos más agresivos han incluido estafadores que se hacen pasar por médicos y personal del hospital, alegando haber tratado a un pariente por COVID-19 y exigiendo el pago del tratamiento. Otros se hacen pasar por representantes del gobierno, desde buscar información hasta prometer enviar cheques de estímulo. Anima a tus seres queridos a no hacer clic en nada fuera de lo común, sin importar lo que prometan. Y no olvides el teléfono. El fraude telefónico sigue siendo la principal causa de fraude en personas mayores. Recuerda a los ancianos que estén atentos y que no confíen en alguien que no conocen por teléfono.

Examinen todas las ofertas de productos relacionados con COVID-19: al ver informes de noticias frecuentes sobre los efectos del virus en la población de más de 60 años, muchos ancianos están navegando en la web y monitoreando sus correos electrónicos con la esperanza de una cura milagrosa. Los familiares deben alentar a los ancianos a ignorar las ofertas (sitio en inglés) de cualquier vacuna, cura o tratamiento con COVID-19. Los avances médicos no circularán a través de correos electrónicos no solicitados o anuncios en línea; estarán en la parte superior de las noticias.

Ayúdalos a involucrarse más en el comercio electrónico: muchos adultos mayores han evitado el comercio electrónico por dos razones: se sintieron intimidados por él y pudieron recoger fácilmente los productos que necesitaban en las tiendas locales. Ahora que la pandemia ha dificultado la compra en persona, pasar tiempo para enseñar a los adultos mayores en su vida a comprar en línea será de gran beneficio para sus necesidades cotidianas y reducirá su exposición al contacto físico. Los sitios web de entrega de alimentos son fáciles de navegar, y Amazon puede enviar casi cualquier cosa que necesite en unos días. Los ancianos pueden necesitar algo de ayuda para comenzar y resolver problemas en una transacción ocasional, pero una vez que comiencen, les ayudará a sentirse más capacitados para comprar por su cuenta.

Conectarse con nuestros mayores es más importante que nunca durante estos tiempos difíciles. Ya sea que estés a cinco cuadras o cinco mil millas de tus seres queridos, todos tenemos que hacer todo lo posible para apoyarlos a distancia. En caso de duda, comunícate. Una pequeña conexión humana recorre un largo camino. 

Artículos relacionados