Consejos

¿Qué aprendimos de la interrupción de Facebook?

Grace Macej 19 oct 2021

Por un lado, el bienestar digital se puede lograr con una dieta digital equilibrada

"Me gustó más esta plataforma cuando estaba inactiva", dijo un amigo mío en Facebook, refiriéndose a la interrupción sorpresa de la semana pasada cuando el imperio de las redes sociales de Mark Zuckerberg se oscureció durante casi seis horas. 

Para muchos, el apagón no fue una broma. The New York Times informó (sitio en inglés) que "más de 3,5 mil millones de personas en todo el mundo usan Facebook, Instagram, Messenger y WhatsApp para comunicarse con amigos y familiares, distribuir mensajes políticos y expandir sus negocios a través de publicidad y divulgación". Cuando todo se apagó la semana pasada, se interrumpieron los ritmos diarios en todo el mundo, tanto en el sector personal como en el empresarial.

Pero también sucedió otra cosa: todos nos vimos obligados a vivir en un mundo sin Facebook durante casi seis horas, y debajo del caos y las molestias, algunas personas informaron sentir una gran sensación de alivio. 

No había nuevas notificaciones que comprobar, no había nuevas publicaciones que ver, no había nuevos "amigos" a los que envidiar. Y la magia de ese momento en particular es que todos lo estaban experimentando juntos, por lo que no había rastro de ningún FOMO. Todos sabían que la plataforma no funcionaba, y todos recurrieron a otras cosas. Algunos incluso salieron a pasear. Algunos se reunieron con amigos en persona (!). Y algunos simplemente disfrutaron de la tranquilidad digital que rara vez se siente. Por lo tanto, se reveló la verdad subyacente en la publicación sarcástica de mi amigo. 

La Dra. Anne Lembke es autora de Dopamine Nation: Finding Balance in the Age of Indulgence , así como profesora de psiquiatría y ciencias del comportamiento en la Universidad de Stanford y directora médica de Medicina de Adicciones en la Facultad de Medicina de Stanford. Ella le dijo a CNN que la interrupción de Facebook (sitio en inglés) fue algo así como un "experimento accidental en masa que, con suerte, reveló a la gente lo adictos que se han vuelto". Si el apagón sirvió como una llamada de atención para algunos, entonces no todo fue destructivo.

Con suerte, provocó una reevaluación en todos, una mirada de cerca a la cantidad de redes sociales que consumimos en nuestra dieta diaria. Cuanto más vivimos en línea, más debemos cuidar nuestro "bienestar digital". Los algoritmos de las redes sociales están programados para alimentarnos más de lo que nos gusta. Si mostramos interés en algo triste, comenzaremos a ver más contenido triste en los feeds. Lo mismo ocurre con la violencia, las teorías de la conspiración, el armamento, etc. Las mentes impresionables expuestas a un flujo constante de contenido pueden desarrollar ideas sesgadas sobre el mundo.

Mark Zuckerberg y compañía ya lo saben, como testificó recientemente ante el Congreso la denunciante Frances Haugen. Cuando la compañía anunció que estaban trabajando en una versión de Instagram para niños, hubo tal reacción pública que Facebook dijo que estaba pausando el proyecto para escuchar primero las preocupaciones de "padres, expertos, legisladores y reguladores". Luego, menos de una semana después del testimonio de Haugen, la compañía anunció dos nuevas funciones de Instagram en desarrollo: una destinada a "alejar" a los adolescentes del contenido dañino y la otra diseñada para sugerir ocasionalmente que los usuarios " tomen un descanso" (sitio en inglés) de la plataforma. No se proporcionó un cronograma para ninguna de las funciones.

El secreto del bienestar digital, sin embargo, no es tomar un descanso cuando la plataforma lo sugiere, sino cuando tu mente y tu alma lo necesitan. Y debemos enseñar a las generaciones más jóvenes que han conocido Internet toda su vida cómo equilibrar el tiempo frente a la pantalla con la vida diaria (sitio en inglés) y cuidar su propio bienestar digital.

Si no estás seguro de si necesitas equilibrar tu vida digital, este es un buen ejercicio. El Dr. Lembke dijo: "Como sociedad, debemos establecer la etiqueta digital y los espacios libres de tecnología en los que dejamos intencionalmente nuestros teléfonos en casa y realmente nos esforzamos por estar presentes en el momento en la vida real juntos".

Piensa en eso por un momento. Si la idea de estar en algún lugar sin tu teléfono te provoca un escalofrío de pánico, este es el momento perfecto para empezar a pensar en el equilibrio.