Consejos

Cómo hablar con tus hijos del uso correcto de contraseñas

Fer Palomino, 21 abril 2021

El uso correcto de contraseñas es clave para estar proteger a tus hijos de ataques y amenazas en línea

Para finalizar nuestra serie sobre educación en ciberseguridad para menores considero altamente importante hablar la importancia del uso correcto de las contraseñas.

Es importante que tus hijos tomen un poco de independencia y responsabilidad, lo cual generará confianza, al momento de estar en línea, pero para ello será necesario que padres e hijos entiendan juntos qué prácticas seguir y por qué al momento de usar contraseñas.

Todos utilizamos contraseñas y credenciales al navegar en línea, para acceder a nuestro correo, redes sociales, plataformas de entretenimiento como Netflix e incluso seguramente si tus hijos estudian desde casa, usan frecuentemente inicios de sesión con contraseñas.

Empecemos por la regla número 1: Usar una contraseña diferente

Podemos ejemplificar esto de la siguiente manera: una contraseña es una llave, si en nuestro hogar tuviéramos una llave única, cualquier extraño podría obtener esa llave y tener acceso a toda la casa. Es lo mismo con las contraseñas, si un ciberdelincuente obtiene acceso a la contraseña de una sesión, y esta es la misma de otras sesiones, inmediatamente se abre la puerta de acceso a todo.

Sabemos que no es nada fácil recordar tantas contraseñas, pero créanme que vale la pena, así que es un buen inicio que juntos empiecen a cambiar contraseñas y usen diferentes para cada sesión.

Regla número 2: Tener contraseñas fuertes

Añadiendo un grado más de complejidad a lo anterior, necesitarán tener contraseñas realmente seguras. ¿Se imaginan que tuvieran una puerta automática en su hogar que al decir el nombre de su mascota se abra? ¡Fácilmente cualquier extraño podría entrar!

Así que será necesario que dejen de utilizar contraseñas fácil de descifrar, dejen atrás el utilizar la combinación de números de su fecha de nacimiento o el nombre de su mascota, son datos que incluso compartimos en redes sociales sin pensar en las malas intenciones de los demás.

Regla número 3: No compartir tus contraseñas

Aquí es importante que tus hijos siempre tengan en mente lo siguiente: todo lo que subes o compartes en internet vivirá ahí por siempre, aunque lo borres. Nunca deben de compartir contraseñas con nadie, a menos que sean sus propios padres. Mucho menos deberían de compartirlas a través de mensajes, redes sociales o correos electrónicos. No le daríamos la llave de nuestra casa a cualquier extraño, ¿verdad?

Además, compartirlas "en privado" por mensajes o correos electrónicos, realmente no nos asegura que nadie más podrá leerlos, los ciberdelincuentes lo saben.

Tener buenas prácticas en el uso de contraseñas podría evitarnos muchos problemas, pero, ¿qué puede suceder si nos roban nuestras contraseñas?

Retomemos el ejemplo de la casa, si un extraño entra es probable que robe lo que encuentre a su paso, así que sucede algo muy similar en el mundo digital. Al robar una contraseña, un ciberatacante podría encontrar a su paso información valiosa como: datos personales, dirección, información confidencial, datos de cuentas bancarias (por ejemplo si tienes vinculada tu cuenta de banco a un servicio como Amazon o Netflix), contraseñas de inicio de sesión de otras cuentas como redes sociales o correo electrónico y mucho más.

Así que platica con tus hijos y explica que tener una sesión es una responsabilidad al mismo tiempo que les brindas la confianza de crear sus propias contraseñas y tomar independencia para poder tener cuentas de correo o redes sociales.

Recuerda que para conducir un auto, que es una gran responsabilidad, es necesario saber cómo funciona, cómo se maneja y las reglas de vialidad. Así funciona también con las cuentas y contraseñas, así que tu tarea será brindarles la información y herramientas para que ellos conduzcan su vida en línea de manera responsable.

Consejo adicional: Utiliza una VPN

Una Red Privada Virtual o VPN, cifra tu conexión a internet, lo que significa que tus hijos y tu podrían navegar de forma privada y segura incluso utilizando redes públicas de Wi-Fi. Prácticamente una VPN es un túnel sin acceso para los ciberdelincuentes, así podrás asegurarte que nadie estará intentando robar contraseñas, credenciales o datos mientras están en línea.