Consejos

Compras de regreso a clases: software de seguridad y privacidad

Emma McGowan, 4 de agosto de 2021 0:14:58 CEST
Emma McGowan, 4 de agosto de 2021 0:14:58 CEST

¿Están listos los dispositivos de tus hijos para el otoño?

El año pasado, los niños de todo el mundo se convirtieron en profesionales del aprendizaje digital. Se convirtieron en magos del Wi-Fi, hechiceros en los teléfonos inteligentes y meros aprendices de la privacidad en Internet. Ya sea que asistan en persona o aún a distancia, ya es hora de comenzar a prepararse para la temporada favorita de todos los padres.


Más información:
¿Está tu familia preparada para la educación a distancia?


Este año, tu lista de compras podría tener más dispositivos electrónicos que nunca: computadoras portátiles, tabletas, equipos de red, auriculares Bluetooth, teléfonos inteligentes, relojes inteligentes, dispositivos de ubicación como Apple AirTags, asistentes con acceso a Internet y dispositivos de videollamadas como Facebook Portal, Amazon Alexa y Google Home: la lista podría ser interminable. 

Casi todo lo que se conecta a Internet a través de Bluetooth, Wi-Fi o línea crea al menos cierto nivel de vulnerabilidad de privacidad y seguridad para tu familia. ¡Incluso las bombillas de colores (sitio en inglés) inteligentes que compras para la habitación de tus hijos pueden convertirte en un objetivo para un hacker! ¿Has pensado en cómo mantener seguros a tus hijos en línea? ¿El costo del software de seguridad ha sido un factor de disuasión en el pasado? ¿Todavía estás debatiendo costo versus riesgo? Echemos un vistazo más profundo.

Entonces, ¿qué tipo de riesgos reales están tomando al optar por no agregar software de seguridad a la lista de compras de regreso a la escuela?

Del total de 4,8 millones de informes de delitos cibernéticos recibidos por la FTC en 2020, la mayoría por categoría fueron denuncias de robo de identidad. De los 2,2 millones de casos de fraude, el 34 por ciento informó que se perdió dinero. Los consumidores informaron haber perdido más de $ 3.3 mil millones relacionados con quejas de fraude, un aumento de $ 1.5 mil millones con respecto a 2019. La cantidad promedio que pagaron los consumidores en estos casos fue de $ 311. 

Para algunos, 311 dólares probablemente no parece mucho dinero, especialmente en comparación con el costo de los dispositivos comprados. Pero eso es solo una fracción del riesgo real. Además de la posibilidad de tener que reemplazar el dispositivo. En sí, hay aún más en juego.

El Identity Theft Resource Center® (ITRC) informó (sitio en inglés) que los ciberdelincuentes siguen estando menos interesados ​​en robar grandes cantidades de información personal directamente de los consumidores, pero en cambio se aprovechan de los malos comportamientos de los consumidores para cometer delitos relacionados con la identidad contra las empresas mediante el uso de credenciales robadas como inicios de sesión y contraseñas. Los delincuentes utilizan estas credenciales para realizar ataques de ransomware y phishing contra empresas. 

Una vulnerabilidad creada por un dispositivo familiar o un usuario ingenuo podría explotarse para crear un ataque contra su empresa o la empresa de su empleador. Ese es el riesgo real. El costo de perder tu fuente de ingresos es demasiado para dejarlo en manos de piratas informáticos y delincuentes, especialmente en comparación con el bajo costo de cubrir a toda una familia durante 12 meses con nuestro paquete de seguridad Avast Ultimate . 

¿Por qué Avast? 

Claro, hay muchos servicios de seguridad de Internet disponibles, pero Avast ofrece funciones avanzadas de protección de privacidad antivirus y anti-rastreo que evitan el malware mientras impiden que los acosadores y anunciantes sigan la actividad en línea de su familia. 

Avast Ultimate no es solo una pieza de software de seguridad. Es un conjunto de todo lo que necesita para cuidar todos los dispositivos de su familia en un servicio premium y fácil de usar con nuestras mejores herramientas de limpieza y ajuste incluidas.

Aprovecha nuestra oferta de regreso a clases para ahorrar aún más.