Consejos

¿Por qué se calientan los teléfonos Android?

Charlotte Empey, 10 octubre 2018

En la tercera parte de la guía de Avast sobre aplicaciones de Android, explicamos lo que hace que los teléfonos se calienten tanto y qué medidas se pueden tomar.

A casi todo el mundo se le ha sobrecalentado el teléfono, sobre todo después de una conversación muy larga. Pero ¿qué otras causas pueden provocar que un teléfono se caliente tanto? A veces hasta el punto de que deja de funcionar hasta que se enfría. En esta entrega de La guía de Avast sobre aplicaciones de Android, analizamos las causas más comunes de que el teléfono se caliente y te decimos lo que puedes hacer para evitar que esto suceda.

¿Por qué se calientan los teléfonos?

Lamentablemente, no hay una respuesta única a esta pregunta. A veces, los teléfonos se calientan porque hay demasiadas aplicaciones ejecutándose en segundo plano. Tampoco se pueden descartar defectos en la batería u otros problemas de hardware. Otras veces se debe a una infección de malware.

La cuestión es la siguiente. Todos los teléfonos pueden calentarse un poco, y de hecho lo hacen de vez en cuando. Pero esto se convierte en un problema cuando un teléfono se calienta hasta el punto de que no se puede ni tocar o empieza a hacer cosas extrañas. Esto puede ocurrir por diversos motivos.

Identificando al culpable

Existen varias pistas que nos pueden ayudar a averiguar por qué el teléfono se calienta.

En primer lugar, el calentamiento puede deberse a defectos de hardware, pero también puede estar ocasionado por fallos técnicos de software. Un teléfono tiene tres áreas principales que generan calor: la batería, la CPU y la pantalla.

Normalmente, cuando un teléfono se calienta, la batería es lo primero que debemos mirar, y con más razón aún si el calor se origina en la parte trasera del teléfono. Las baterías modernas de iones de litio son muy potentes, lo cual hace que en ocasiones se calienten. El calor provoca que la batería extraiga sus disolventes orgánicos, que podrían inflamarse si la temperatura es muy elevada o se produce una chispa. Las tristemente conocidas explosiones del Samsung Galaxy S7 estaban provocadas por una batería defectuosa (por eso se retiraron 2,5 millones de unidades).

Sin embargo, si el calor proviene de la parte delantera, la pantalla, el origen puede ser la CPU o la GPU del teléfono. Estos dos componentes crean calor como consecuencia del funcionamiento, de modo que, cuando el procesador está muy solicitado, la producción de calor se incrementa en consonancia.

De igual manera, si notas que la parte inferior del teléfono se calienta demasiado, es muy posible que haya algún problema con la unidad de carga.

¿Cómo se sabe que está «demasiado caliente»?

Recuerda que todos los teléfonos se calientan, ¿pero cómo se sabe si el teléfono tiene un problema? Todos los teléfonos tienen un rango normal de temperatura que va de los 37 a los 43 ℃. Como (todavía) no tenemos termómetros en los dedos, tenemos que hacer una estimación aproximada para juzgar cuándo ha llegado el momento de dejar de ver vídeos de YouTube sin parar y esperar a que el teléfono recupere el aliento.

También puedes echar un vistazo a aplicaciones como AIDA64 y Cooling Master, que hacen maravillas en estos casos. AIDA64 te dice casi todo lo que necesitas saber sobre el teléfono, mientras que Cooling Master está especialmente diseñada para detectar el sobrecalentamiento en los teléfonos y ponerle coto deteniendo las aplicaciones que contribuyen a él. Otra aplicación interesante es CPU-Z, especialmente diseñada para detectar el calentamiento de la CPU.

why-is-phone-hot

¿Por qué se calientan los teléfonos?

Imaginemos que el teléfono está tan caliente que no se puede ni tocar. A continuación, te explicamos más motivos a los que se puede deber:

¡Juegas demasiado!

Venga, no digas que no has hecho maratones de Clash of Clans o una de las muchas copias de Tetris de camino al trabajo o un domingo que no tenías nada que hacer. Al igual que ocurre en un PC, jugar en un smartphone lleva a la CPU y la GPU a sus límites, y esto hace que generen una gran cantidad de calor. Jugar de vez en cuando no afecta al teléfono, pero en sesiones de juego de varias horas se recomienda realizar descansos frecuentes.

Hay demasiadas aplicaciones en segundo plano

Cuando minimizas Gmail para ver Facebook, en realidad no lo estás desactivando, sino que sigue activo en segundo plano. Y lo mismo pasa con todas las aplicaciones que se minimizan. Cuantas más aplicaciones se estén ejecutando en segundo plano, más tiene que trabajar el sistema para mantenerlas. En general, las aplicaciones en segundo plano no suelen suponer un inconveniente. Sin embargo, si nunca vas a los ajustes para desactivarlas, sí que podrían convertirse en un problema.

Ves muchos vídeos

Sí, por desgracia, hacer sesiones maratonianas de temporadas enteras de series en YouTube o Netflix es tan perjudicial para el estado del teléfono como los maratones de juego. A decir verdad, todo lo que mantenga la pantalla encendida durante periodos prolongados de tiempo y utilice la GPU del teléfono provoca que el dispositivo se caliente.

Tus ajustes están lejos de ser óptimos

Subir el brillo al máximo, coleccionar widgets y fondos de pantalla en 3D y usar el modo de suspensión para una sesión larga de audio o vídeo, son acciones que pasan factura al rendimiento del teléfono. Si el teléfono se está calentando, puede ser buena idea rebajar un poco la cantidad de adornos. A lo mejor ayuda.

android-settings

Has dejado el teléfono al sol

Claro... si dejas un objeto expuesto a una fuente directa de calor, se calienta, no hay más.

Problemas de aplicaciones y del sistema operativo

Los errores de algunas aplicaciones pueden hacer que el teléfono se sobrecaliente o haga cosas extrañas, y lo mismo pasa con el sistema operativo del teléfono. Como estas aplicaciones tienen que ejecutarse en distintos tipos de dispositivos usando diferentes configuraciones y sistemas operativos, en algunos pueden funcionar de manera óptima y en otros no tanto. La mejor forma de evitar un mal funcionamiento es mantenerlas actualizadas.

El mayor reto: el malware

Aunque cualquiera de los problemas mencionados puede perjudicar al teléfono, ninguno de ellos es tan pernicioso como el malware. Ya hemos hablado de todas las formas en que el malware puede dañar los teléfonos. Dado que las aplicaciones maliciosas suelen ser fragmentos de código sin optimizar, acaparan la CPU y la memoria del teléfono, con lo que las asfixian y generan muchísimo calor.

Criptomonedas como el bitcóin y el ethereum también figuran en la lista de sospechosos. Casi todo el mundo ha oído hablar de ellas, pero muy pocos saben que el crecimiento repentino de las criptomonedas ha engendrado una oscura industria. La minería de criptomonedas exige mucha potencia de procesamiento, y los buscadores se ven a menudo divididos entre el coste requerido para cazar las monedas y el valor de mercado de las propias monedas.

Una de las formas más sencillas (y perversas) de minería consiste en el criptosecuestro, práctica por la que un hacker se apropia de la potencia de procesamiento de un sistema y la utiliza para minar criptomonedas sin avisar al usuario. El criptosecuestro es tan popular que se ha convertido en una amenaza más potente incluso que el ransomware.

Enfriar el teléfono

Normalmente, los teléfonos se calientan por varios problemas, no por una sola razón. Aquí te damos algunos consejos para que consigas bajarle la temperatura.

En primer lugar, nunca metas el teléfono en el congelador. Someter el teléfono a un contraste tan brusco de temperatura puede hacer que la pantalla se agriete y que se produzcan problemas de hardware en el sistema. Asimismo, al poner un teléfono en el frigorífico, se genera condensación tanto dentro como fuera de la carcasa, lo cual podría dañar los componentes electrónicos.

Existen opciones mejores:

Desactiva la aplicación

Si observas que el teléfono se calienta después de activar una aplicación determinada, ciérrala primero minimizándola y luego ve a Ajustes > Aplicaciones > Aplicaciones en ejecución > [La aplicación que deseas cerrar] y toca Detener o Forzar detención.

Quita la funda

Una funda de teléfono puede actuar como aislamiento, lo cual puede provocar la acumulación de calor. Quítala para que el teléfono se enfríe. Si el problema persiste, usa el teléfono sin la funda.

Utiliza el teléfono en modo de baja potencia

En Android, busca el modo de ahorro de batería.

Desactiva ajustes innecesarios

Con demasiada frecuencia, la gente deja las opciones de GPS, Bluetooth o wi-fi activadas aunque no se necesiten. Desactivar las aplicaciones que no se necesitan puede ayudar a acabar con el sobrecalentamiento y ahorrar batería. Mejor aún, activa el modo avión cuando no vayas a usar el teléfono.

Elimina la basura

La basura no es solo las aplicaciones que no utilizas, sino también datos innecesarios que las aplicaciones útiles recopilan. Avast Cleanup para Android te puede ayudar con esto.

Reduce el brillo

O activa el brillo adaptable.

Actualiza las aplicaciones

«Actualizar» es, básicamente, otra forma de decir «optimizar». Cuanto más optimizada esté una aplicación, menos recursos empleará, lo cual disminuye la probabilidad de que el teléfono se caliente.

Cambia el cable de carga

En ocasiones, un cable de carga defectuoso puede hacer que la unidad de carga funcione mal. Si el calor se concentra principalmente alrededor del puerto del cable, puede venir bien cambiar de cable.

Cómo evitar que el teléfono se sobrecaliente

Empieza poniendo un antivirus. Es como un portero de discoteca, que se ocupa de que no entre nadie que pueda armar jaleo y, en el caso del teléfono, esto lo podría hacer el malware de criptosecuestro. Un software potente de ciberseguridad como Avast Free Antivirus bloquea el malware en el acto y te avisa cuando un sitio web que intentas visitar está infectado. Sigue este consejo para proteger el hardware y a ti mismo.

Recuerda también todos los consejos anteriores, especialmente el mandamiento de no dejar el teléfono a la luz directa del sol. Cuando el sol pega muy fuerte, el teléfono podría sobrecalentarse muy rápido si lo dejas en el salpicadero del coche, por ejemplo. Ten cuidado de dónde lo pones para que no se achicharre cuando no estés pendiente de él. Si tratamos el teléfono con cuidado, no tiene por qué fallar.

En La guía de Avast sobre aplicaciones de Android: parte 4, hablaremos sobre los permisos de las aplicaciones. ¿Cuánta atención les debemos prestar al instalar esa nueva aplicación «imprescindible»? No te lo pierdas...